COOPERACIÓN DE LA UNIÓN EUROPEA CON EL CONTINENTE AFRICANO.

africa-eu-lg-778x452.jpg
 
 
Buscar
  • UE-ÁFRICA

NOTICIAS

Retornos y cooperación con África, prioridad europea en los flujos migratorios.


Los inmigrantes que seguían en un frontón aledaño al pabellón Rafael Florido de Almería, habilitado este fin de semana para acoger a unos 180 rescatados en el Mar de Alborán al estar saturados los módulos del puerto de Almería, abandonan las instalaciones, el 17 de octubre de 2018.

Bruselas (EuroEFE).- La Unión Europea (UE) ha acordado impulsar las devoluciones de los inmigrantes irregulares y reforzar la cooperación con los países de África para frenar esos flujos, en una cumbre donde se constató "un mejor ambiente" entre los líderes, pero sin progresos en la reforma del sistema de asilo.


Decididos a avanzar en los ámbitos donde hay consenso, los asistentes centraron sus debates en aumentar los retornos de quienes llegan a la UE y no tienen derecho a solicitar protección internacional, un objetivo que todos comparten, según fuentes europeas.


De los más de 516.000 extranjeros que recibieron la orden de abandonar la Unión en 2017, solo unos 188.000 (36,6 %) fueron devueltos, un porcentaje que Bruselas cree demasiado bajo.


Por ello, los líderes apostaron por aplicar mejor los acuerdos de readmisión existentes y por cerrar nuevos pactos para devolver a los inmigrantes sin derecho a permanecer en suelo europeo.


Más cooperación con el Magreb

La cooperación con los países de origen y tránsito, particularmente en el norte de África, fue otro de los principales temas abordados, indicó al término de la reunión el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker.


El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo, por su parte, que la UE va a reforzar la cooperación con Marruecos, como ha pedido el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, dentro de la lucha contra la inmigración irregular.


"Confirmamos el objetivo de frenar la inmigración irregular. Vamos a seguir de cerca la situación en el Mediterráneo occidental y a reforzar la cooperación con Marruecos, como recomendaba el primer ministro Sánchez", declaró Tusk en una rueda de prensa.


Según Juncker, "no se trata solo de Marruecos (...) ni se trata solo de la inmigración. Queremos una asociación justa, igualitaria con el continente africano porque pensamos que será uno de los principales problemas que tenemos que resolver junto a los africanos".


La idea de impulsar la lucha contra las redes de tráfico de inmigrantes, haciendo especial hincapié en sus comunicaciones en línea, fue otro de los principales elementos abordados en el debate sobre inmigración.


Los jefes de Estado o de Gobierno de la Unión pidieron al Consejo (países) que presente medidas con ese objetivo de aquí a finales de diciembre.


Por otra parte, el canciller austríaco, Sebastian Kurz, presidente de turno del Consejo de la UE, detalló hoy a sus homólogos una propuesta para avanzar en la reforma del sistema de asilo, bloqueada sobre todo por la negativa de algunos países del Este a acoger cuotas obligatorias de refugiados.


La idea está basada en el concepto de la "solidaridad obligatoria" entre países, que impondría a todos contribuir, bien recibiendo inmigrantes o aportando fondos para ayudar en esa acogida, algo sobre lo que "no hubo consenso" durante esta cumbre, según fuentes europeas.


Los líderes avalaron, por otro lado, la propuesta de reforzar las demarcaciones exteriores dotando de más personal a la agencia Frontex, "asegurando unos estándares comunes de vigilancia de fronteras externas y el uso más efectivo de los recursos, con el debido respeto de la responsabilidad de los Estados miembros".


A propósito de Frontex, el presidente francés, Emmanuel Macron, apuntó la importancia de que las fuerzas conjuntas desplegadas en las fronteras exteriores conozcan las especificidades y problemática local de cada lugar.


"No es lo mismo la frontera con Marruecos que la del norte de Europa, por ejemplo, en cuanto a comportamiento de traficantes y mafias", puntualizó Macron.


La UE apostó también por hacer mayores esfuerzos para aplicar el acuerdo sobre inmigración con Turquía.


Aunque las llegadas de inmigrantes a suelo europeo se han reducido drásticamente en los últimos años -han caído un 95 % respecto a 2015- el tema migratorio sigue, por motivos políticos, en lo más alto de la agenda europea.

Fuente: Página de EuroEFE

Enlace de la noticia: http://euroefe.euractiv.es/6286_mediterraneo/5737707_retornos-y-cooperacion-con-africa-prioridad-europea-en-los-flujos-migratorios.html


  • Comentario

En lo relativo a este caso, volvemos a tocar el tema de la inmigración y de cómo la Unión Europea ha intentado en base a su cooperación con países ajenos a la unión, en el caso africano uno de los puntos que más controversia está acarreando es el de la inmigración ilegal y como de manera bilateral se está intentando reducir este fenómeno, todo regulado en el TFUE, concreto en su art. 208 que desarrolla la política de exterior de la unión.


Además, hemos de recordar el ya mencionado Acuerdo de Cotonú del 2000, también mencionaba el hecho de la inmigración y como se podría reducir la misma. A través de otras medidas, como económicas y comerciales se está buscando el desarrollo de los países africanos y que de esta manera se reduzca a su vez los flujos de inmigrantes que recibe Europa.


La UE y África buscan una relación económica justa que mitigue la emigración.


© Agencia EFE (De izq a der) El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani; el presidente de Ruanda, Paul Kagame; el canciller austriaco, Sebastian Kurz, el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, participan en la ceremonia de inauguración de la cumbre África-Europa en Viena (Austria) este 18 de diciembre.

Viena, 18 dic (EFE).- La Unión Europea (UE) y África coincidieron hoy en que la emigración de jóvenes africanos hacia los países ricos tiene su origen en la pobreza, y sólo se puede solucionar con un desarrollo económico justo que vaya más allá de la mera ayuda humanitaria.


Aunque la migración ha estado, oficialmente, fuera de la agenda de la cumbre UE-África celebrada hoy en Viena, el tema no ha pasado por alto en este foro que ha reunido a 53 líderes de países europeos y africanos, así como cientos de empresarios y emprendedores, con la atención puesta en la cooperación y el desarrollo económico.


"Europa ha ayudado mucho a África en muchos sentidos, pero el debate que tenemos cada día es que el resultado podía haber sido mucho mejor si se hubiera realizado de otra manera, si las empresas que invierten, si los europeos, vieran a África como socio, más que como beneficiario de su generosidad", reclamó Paul Kagame, presidente de Ruanda y responsable de turno de la Unión Africana.


Kagame ha sido el anfitrión, junto al canciller austríaco, Sebastian Kurz, cuyo país ostenta la presidencia rotatoria de la UE, de un encuentro que cuando se anunció en septiembre tenía el foco claramente puesto en la migración, pero que luego se trasladó a la cooperación económica bajo el título "Llevando la cooperación a la era digital".


"Es necesario abordar las causas (de la emigración) y una es la pobreza. Un mayor desarrollo económico (...) es la mejor forma de mejorar las condiciones de vida de la gente y, a largo plazo reducir el flujo de inmigrantes que llega a Europa", resumió Kurz.

El canciller austríaco puso como ejemplo a Ruanda, con un crecimiento que el Fondo Monetario Internacional prevé del 7 por ciento en 2018.


Seis de los diez países que más crecen del mundo están en África, según datos de la presidencia austríaca de la UE, que insistió en "cambiar la narrativa" sobre el continente, para que pase a ser visto como un destino prometedor de inversión empresarial.


El canciller austríaco, cuyo Partido Popular (OEVP, democristiano) gobierna desde hace un año en coalición con los ultranacionalistas del Partido Liberal (FPOE), ha hecho de la lucha contra la migración irregular y la protección de las fronteras uno de los pilares de su presidencia de la UE, que termina este mes.


"El desarrollo económico no contradice la ayuda humanitaria. Pero sólo ayuda humanitaria, sin un desarrollo económico sostenible, no es una solución positiva a largo plazo para la pobreza en el contiene africano", aseguró Kurz.


Austria ha ido congelando o reduciendo en los últimos años sus partidas de ayuda al desarrollo y actualmente destina a ello el 0,4 % de su PIB, por debajo de la media de la UE.

El canciller también alertó sobre la gran apuesta inversora de China en África e incluso dijo que la UE no puede "dejar el continente africano a los chinos".


También el ministro español de Exteriores, Josep Borrell, apostó más que por la mera ayuda, por considerar a África como un socio con mucho potencial, y aseguró que su desarrollo económico pasa por la digitalización y las nuevas tecnologías.


"Los africanos van a saltarse un par de etapas en el desarrollo tecnológico", explicó Borrell, quien puso como ejemplo el extendido uso del pago mediante teléfono móvil, prescindiendo de las tarjetas, o del suministro descentralizado de electricidad.


El ministro consideró que el desarrollo de África "puede ser mucho más rápido e inclusivo, porque las tecnologías permiten hoy lo que no era concebible ayer".


Desde el otro lado del Mediterráneo, los líderes africanos reivindicaron el potencial de un continente pleno de recursos materiales y humanos, y rechazaron cualquier intento de que se les trate como niños.


"Lo que queremos es trabajar en igualdad de condiciones, al mismo nivel que nuestros socios, nuestro inversores", afirmó Moussa Faki Mahamat, presidente de la Comisión de la Unión Africana.


Sobre el debate de quién puede aportar más a África, si China o Europa, Mahamat recordó que África ya no es una colonia de nadie.


"Nosotros sabemos con quién debemos cooperar y comerciar. Creo que debemos evitar infantilizar a todo un continente, como si fuera alguna forma de tablero de juego sobre el que otros toman decisiones", afirmó.


Con todo, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, sí quiso defender no sólo el volumen de ayuda e inversión europeo, sino también la forma de hacerlo.


"Tenemos una asociación en igualdad de condiciones. No me da la impresión de que estemos por detrás de China. Es más, mucha de la ayuda (china) a África supone un endeudamiento para los estados africanos; la ayuda europea no", dijo Juncker.


Aunque China ha multiplicado su presencia en África en la última década, la UE en su conjunto es el primer inversor, con 32.000 millones de euros.


Además, los estados de la UE en su totalidad son el primer donante de ayuda al desarrollo en África, con 21.000 millones de euros.

Fuente de la noticia: Web de La Vanguardia

Enlace a la noticia: https://www.lavanguardia.com/politica/20181218/453638416839/la-ue-y-africa-buscan-una-relacion-economica-justa-que-mitigue-la-emigracion.html

  • Comentario

Lo que observamos a raíz de esta noticia tiene que ver con la acción exterior de la Unión. Y aunque en este caso no se trate de un acuerdo o documento válido si que es cierto que es un intercambio de opiniones entre los diferentes dirigentes tanto de gobiernos como de organizaciones. Todo esto viene a colación con el art 208 TFUE que desarrolla las relaciones exteriores en cuanto a la cooperación, con objetivos como la erradicación de la pobreza, uno de los puntos más comentados entre los asistentes a la cumbre.


Si alguno de estos comentarios surtieran el suficiente efecto para realizar algún procedimiento entraría en acción el Parlamento a la hora de aprobar o realizar una consulta, señalado en el art 218 TFUE.


Por último mencionar la financiación de dichas acciones de desarrollo, donde se comenta que precisamente Austria ha ido congelando o reduciendo notablemente el flujo financiero para este ámbito. El Capitulo 1 del Titulo III del TFUE no contiende una disposición general de la financiación, pero si que es cierto que en el apartado 3 del art. 209 sobre el Banco Europeo de inversiones legitima dicha financiación.


La Unión Europea y los países ACP inician las negociaciones sobre un nuevo Acuerdo de Asociación.


El Acuerdo de Cotonú se centra en la integración progresiva de la zona ACP en la economía mundial, respetando los objetivos del desarrollo sostenible (Imagen: © Unión Europea 2012 - Parlamento Europeo).

La Unión Europea ha iniciado las negociaciones con 79 países de África, el Caribe y el Pacífico (países ACP) sobre el futuro de su cooperación después de 2020. El objetivo es transformar la asociación actual en un marco de desarrollo moderno orientado a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible.


Los países de la UE y la ACP representan más de la mitad de todos los países miembros de las Naciones Unidas y unen a más de 1 500 millones de personas. La asociación actual se rige por el Acuerdo de Cotonú y constituye uno de los marcos de cooperación más antiguos y completos entre la UE y los países en desarrollo. El acuerdo actual expira en 2020.


La asociación busca una cooperación política más estrecha en el escenario internacional con el fin de afrontar los grandes retos mundiales, con la intención de llegar a ser un gran ejemplo de multilateralismo en cuanto piedra angular de un orden mundial regulado. Concretamente, esto supondrá principalmente trabajar mano a mano para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La asociación también orientará los esfuerzos conjuntos desplegados por los países asociados con el fin de abordar desafíos apremiantes tales como el cambio climático, la migración o la paz y la seguridad. Para conseguir la incidencia deseada, la futura asociación se adaptará a las nuevas realidades de la Unión Europea y los países de África, el Caribe y el Pacífico, teniendo en cuenta las particularidades geográficas. La futura asociación perseguirá facilitar la formación de alianzas sólidas en los foros mundiales y dar respuesta a cuestiones fundamentales para beneficio de generaciones actuales y futuras.

Fuente de la noticia: Web de la Abogacía Española

Enlace a la noticia: https://www.abogacia.es/2018/10/02/la-union-europea-y-los-paises-acp-inician-las-negociaciones-sobre-un-nuevo-acuerdo-de-asociacion/

Fuente de los próximos objetivos del Acuerdo Cotonú: https://www.consilium.europa.eu/es/policies/cotonou-agreement/

  • Comentario

El acuerdo Cotonú constituye un marco general para las relaciones con la Unión Europea con paises de África, el Caribe y el Pacífico (ACP). Adoptado en el año 2000 en sustitución del Convenio de Lomé, de 1975.


Se trata del acuerdo de asociación más amplio entre la Unión Europea y países en desarrollo, con un total de 79 países involucrados, 48 de ellos africanos.


Su finalidad principal era la erradicación de la pobreza así como la integración de estos países en la economía mundial, basándose en 3 fundamentos: Cooperación para el desarrollo, cooperación económica y comercial y dimensión política.


Como posibles objetivos para esta nueva etapa del acuerdo se encuentran: democracia y derechos humanos, crecimiento económico e inversión, erradicación de la pobreza o migración y movilidad.


En ese punto debemos regresar a las relaciones exteriores que ya hemos comentado anteriormente, en concreto para esta noticia en materia económica y comercial y es que la Unión Europea cuenta, ya desde hace tiempo, con la voluntad de cooperar con países ajenos a la propia Unión, en este caso con una serie de países venidos de África, el Caribe y el Pacífico. La Unión reglamenta parcialmente la actividad exterior en materia económica mediante los artículos 206 y 208 del TFUE, denominada política comercial común (PCC), donde uno de sus puntos concluye en la creación de tratados internacionales con países terceros, como es el caso del acuerdo Cotonú.


Resolución europea histórica para la afrodescendencia.




El martes de la semana pasada, 26 de marzo, el Parlamento Europeo aprobaba la resolución B8-0212/2019 sobre los derechos fundamentales de las personas de ascendencia africana en Europa. La resolución se convierte en una medida de reconocimiento histórica para las comunidades africanas y afrodescendientes en Europa, y hoy quiero señalar algunos de los puntos que me parecen más significativos.


La propuesta se aprobó con 535 votos a favor; 80 votos en contra y 44 abstenciones, y para aprobarla, el Parlamento revisó algunos documentos significativos, como la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, la Decisión marco 2008/913/JAI del Consejo, de 28 de noviembre de 2008, relativa a la lucha contra determinadas formas y manifestaciones de racismo y xenofobia mediante el Derecho penal, la segunda Encuesta de la Unión Europea sobre las minorías y la discriminación (EU-MIDIS II), publicada en diciembre de 2017 por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), así como su informe sobre las experiencias de discriminación racial y de violencia racista entre las personas de ascendencia africana en la UE o la Resolución 68/237 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 23 de diciembre de 2013, por la que se proclama el periodo 2015-2024 Decenio Internacional para los Afrodescendientes.


Después de eso, la asamblea tiene en cuenta algunas consideraciones, de entre las que rescato las siguientes:


Considerando que la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea ha documentado que las minorías originarias del África subsahariana que viven en Europa tienen muchas probabilidades de vivir situaciones de racismo y discriminación en todos los ámbitos de su vida;Considerando que las injusticias cometidas contra africanos y descendientes de africanos, en particular la esclavitud, el trabajo forzoso, el apartheid racial, las masacres y los genocidios en el contexto del colonialismo europeo y del comercio transatlántico de esclavos, siguen estando poco reconocidas y apenas se tienen en cuenta a nivel institucional en los Estados miembros;Considerando que la persistencia de estereotipos discriminatorios en algunas tradiciones de toda Europa, incluido el uso de maquillaje para representar a una persona negra, perpetúa algunos estereotipos profundamente enraizados sobre las personas de ascendencia africana que pueden agravar la discriminación;Considerando que en el informe anual de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OIDDH) de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) sobre los delitos de odio se llega a la conclusión de que las personas de ascendencia africana son a menudo el objetivo de actos de violencia racista, y que, sin embargo, en muchos países se carece de asistencia jurídica y ayuda financiera para las víctimas que se recuperan de ataques violentosConsiderando que los adultos y los niños de ascendencia africana son cada vez más vulnerables cuando se encuentran bajo custodia policial, registrándose numerosos incidentes violentos y muertes; que se recurre de manera rutinaria a la elaboración de perfiles raciales, a prácticas discriminatorias de detección y registro y a la vigilancia, en el contexto del abuso de poder en la aplicación de las leyes, la prevención de la delincuencia, las medidas de lucha contra el terrorismo o el control de la inmigración.

Después de las consideraciones, se hacen una serie de peticiones a los estados miembros, como por ejemplo estas:


Pide a los Estados miembros y a las instituciones de la Unión que reconozcan que las personas de ascendencia africana son objeto de racismo, discriminación y xenofobia en particular, y de desigualdad en el disfrute de los derechos humanos y fundamentales en general, lo que equivale a un racismo estructural, y que tienen derecho a que ser protegidas de esas desigualdades como individuos y como grupo, por ejemplo mediante medidas positivas para la promoción y el disfrute pleno y equitativo de sus derechos;


Anima a las instituciones de la Unión y a los Estados miembros a que reconozcan y conmemoren oficialmente la historia de las personas de ascendencia africana en Europa, incluidas las injusticias y los crímenes contra la humanidad pasados y presentes, como la esclavitud y el comercio transatlántico de esclavos, o los cometidos bajo el colonialismo europeo, así como los grandes logros y las contribuciones positivas de las personas de ascendencia africana, a través del reconocimiento oficial a escala nacional y de la Unión del Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos, y estableciendo «Black History Months» (meses de la historia, las artes y la cultura negras);Recuerda que algunos Estados miembros han tomado medidas para reparar de forma significativa y efectiva las injusticias del pasado y los crímenes contra la humanidad —habida cuenta de sus efectos duraderos en el presente—, cometidos contra las personas de ascendencia africana;Pide a los Estados miembros que desarrollen estrategias nacionales contra el racismo que aborden la situación comparativa de las personas de ascendencia africana en ámbitos como la educación, la vivienda, la salud, el empleo, la actuación policial, los servicios sociales, el sistema judicial y la participación y representación políticas, y que fomenten la participación de personas de ascendencia africana en programas de televisión y otros medios de comunicación, a fin de abordar adecuadamente su falta de representación y la falta de modelos de referencia para los niños de ascendencia africana;Pide a los Estados miembros que respondan con eficacia a los delitos de odio, en particular mediante la investigación de las motivaciones sesgadas para los delitos por motivos de raza, origen nacional u origen étnico, y que garanticen que los delitos de odio contra personas de ascendencia africana sean registrados, investigados, juzgados y sancionados;Pide a los Estados miembros que denuncien y desincentiven las tradiciones racistas y afrofóbicas.

Fuente de la noticia vía Diario Público.

Enlace a la noticia original: https://blogs.publico.es/desenredando/2019/04/02/resolucion-europea-afrodescendencia/

  • Comentario

Lo que podemos observar en esta noticia y lo más destacable de la misma es, además de ser una resolución de notoria importancia en cuanto al ámbito de cooperación de la Unión Europea, el acercamiento por parte de Europa a proteger los Derechos Fundamentales de las comunidades africanas y africanodescendientes que residen a lo largo de los países miembros de la Unión Europea. De como desde 1992 con el Tratado de Maastricht donde comenzó un intento de formalización en materia de Derechos Humanos en la Unión Europea se ha acabado, tras una ardua tarea a lo largo de los años, por tener un sistema sólido donde por fin se hace por la protección de una parte de la ciudadanía con la que en un principio no se contaba.


Además observamos como distintos organismos realizan sus distintas labores, como el propio Consejo o Parlamento, pero a su vez como órganos de menos tamaño o con una labor mas especifica hacen aparición, como Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), órgano de asesoramiento tanto para instituciones de la UE como para gobiernos nacionales viendo de esta manera el sistema de instituciones y de como se complementan unas con otras.


Bill Gates: "La Unión Europea debería estar orgullosa de su generosidad".


El fundador de Microsoft, Bill Gates, en el Parlamento Europeo.

El fundador de Microsoft, Bill Gates, señaló, el 17 de octubre en un debate sobre el papel de la UE en el desarrollo internacional, que "Europa subestima la importancia de su trabajo".

La alta representante de la Unión Europea, Federica Mogherini, quien acompañó a Gates al encuentro con los eurodiputados de la comisión de Desarrollo, recordó que Europa invierte más en cooperación que el resto del mundo. "Esto significa, en términos reales, que sólo a África se destinan 20.000 millones de euros cada año”, explicó.


Refiriéndose al nuevo Consenso Europeo sobre el Desarrollo, Mogherini señaló que los países de la UE y las instituciones europeas deben coordinar sus acciones en materia de desarrollo: "El impacto de nuestra acción es inigualable si estamos todos unidos como europeos, con los mismos objetivos y de manera coordinada”.


África

Refiriéndose a la creciente crisis migratoria en Europa, la alta representante describió la inversión de la UE en África como "la más inteligente por nuestra propia seguridad y estabilidad". Mogherini añadió que "si África falla, no hay manera de que Europa pueda tener éxito".


El fundador de Microsoft destacó la importancia de invertir en África y en su población porque "en 2050, el 90% de las personas en situación de extrema pobreza vivirán en África subsahariana".


Gates se dirigió a los eurodiputados y les dijo que deberían sentirse orgullosos de la “generosidad” que han brindado, la cual supone un gran valor añadido. “En 1990, el 36% de la población mundial vivía en la pobreza extrema. Hoy es menos del 10%", apuntó.


“Gran injusticia”

El eurodiputado luxemburgués Frank Engel, del Partido Popular Europeo, señaló la proximidad de África, a sólo 14 km del continente europeo. Engel, que prepara un informe sobre la financiación de la acción exterior de la UE en los presupuestos europeos de 2021-2027, añadió: "Lo que un joven africano quiere es un Estado en normal funcionamiento, y para construirlo, necesitamos unos prerrequisitos que incluyan la erradicación de la pobreza".


Otra amenaza grave para el desarrollo humano es el cambio climático, que Gates calificó de "gran injusticia", ya que perjudicará sobre todo a los ciudadanos más pobres, principalmente en África.

Fuente: http://www.europarl.europa.eu/news/es/headlines/world/20181011STO15883/bill-gates-la-union-europea-deberia-estar-orgullosa-de-su-generosidad

  • Comentario

En relación al tema 24, apartado 4 (Cooperación al desarrollo), teniendo el cuenta que el art. 4.4 TFUE ha eliminado el juego de la preemption para la política de ayuda al desarrollo y la ayuda humanitaria, el primero de los artículos del Capítulo 1, el art. 208 TFUE establece que: “las políticas de cooperación para el desarrollo de la Unión y de los Estados miembros se complementarán y reforzarán mutuamente”. La naturaleza de esta política complementaria condiciona el alcance y contenido de la competencia de la Unión.


El art. 210 TFUE dispone que la Unión y los Estados miembros coordinarán sus políticas, concertarán sus programas de ayuda y podrán emprender acciones conjuntas en materia de cooperación al desarrollo. El art. 211 TFUE establece que en el marco de sus respectivas competencias, la Unión y los Estados miembros cooperarán con los terceros países y las organizaciones internacionales competentes. Esa cooperación podrá ser objeto de acuerdos internacionales que se celebrarán de conformidad con el procedimiento previsto en el art. 218.


La Unión Europea sella una alianza con África para incrementar las inversiones del sector privado en el continente. Stefano Manservisi, director general de cooperación de la Comisión, desgrana este plan.


“Africanos y europeos no podemos seguir hablando solo de migración”

La cooperación para el desarrollo tal como la conocemos está en proceso de transformación y puede que de extinción. La ayuda económica de los países más ricos para el progreso de los menos adelantados ha sufrido fuertes recortes a nivel global durante los años de crisis y se han ideado nuevas fórmulas para conseguir que los pobres salgan de atolladero. Es el caso de la alianza con África que acaba de sellar la Unión Europea para la inversión y el empleo sostenibles. Stefano Manservisi, director general de cooperación de la Comisión Europea, quien ha visitado España recientemente, explica las líneas generales.


“En primer lugar, hablamos de alianza, no de un donante y beneficiarios”, lanza Manservisi. Eso significa, añade, “pensar y hacer juntos”. En la práctica, este acuerdo trata de fomentar las inversiones de capital privado extranjero, y más adelante local, en África. Los objetivos son la creación de empleo, la mejora de las capacidades técnicas de las poblaciones desfavorecidas, especialmente de los desplazados, a través de la formación profesional, la construcción de infraestructuras y, en general, el progreso económico de los países.


La Unión Europea, además, asume los riesgos potenciales de las inversiones en países a veces inestables y poco transparentes, pero los posibles beneficios pueden ser sustanciales. Como reconoce la propia Comisión, la UE es el mayor socio comercial de África y representa el 36% del comercio de mercancías del continente, por valor de 243.500 millones de euros en 2017. Los ciudadanos, además, apoyan este nuevo modelo. El Eurobarómetro de septiembre de 2018revela que cuatro de cada cinco europeos apoyan la intervención del sector privado en la cooperación para el desarrollo. Manservisi destaca, sobre todo, los beneficios para la población africana. “Tenemos que crear trabajo, actividad económica”. En concreto, se ha fijado la meta de crear 10 millones de empleos.

¿Cómo se garantizará que las empresas cumplan con tal objetivo? “Ya hacemos seguimiento de los proyectos que estamos financiando ahora bajo esta garantía que va a reducir el riesgo de las inversiones que los bancos de desarrollo y las empresas privadas van a hacer en África”, explica Manservisi. Con esta primera tanda de programas para el acceso a la energía y habilidades técnicas, la Comisión espera que se formalicen 800.000 empleos. “Lo que vamos a hacer los años siguientes, basándonos en esta experiencia, es contactar con bancos de desarrollo y empresas, para que realicen operaciones en las que nosotros les ayudamos a poder afrontar los riesgos de los países, políticos y económicos, pero a cambio tienen que crear trabajo, actividad económica y oportunidades. Creo que esta es la manera de llegar a los 10 millones, que podían ser muchos más si todo funciona bien”, detalla. “Es algo que tenemos que hacer nosotros, pero también los africanos, porque no es Europa la que creará esos puestos, sino África”, apostilla.


El plan de acción también contempla la utilización del diálogo y la diplomacia para reformar, estabilizar y mejorar el entorno empresarial. Así, la UE tratará de favorecer administraciones más transparentes en cuanto a temas como el registro y la fiscalidad a través la digitalización y las nuevas tecnologías. “No hay acciones mágicas contra la corrupción, que frena el desarrollo en África y en el mundo en general”, reconoce el director general de cooperación de la UE. Sin embargo, esta nueva fórmula de alianza evita, en su opinión, este problema. “Lo que hacemos aquí es diferente, no es como la antigua ayuda con la inyectamos fondos en el presupuesto de los países, lo que requiere un seguimiento y control administrativo. Ahora nosotros damos una garantía, pero es el sector privado europeo, y progresivamente el africano, el que pone el dinero. No trabajamos con el sector público, no es una subvención. La mejor garantía es que la empresa arriesga su capital. Nosotros no pagamos, sino que facilitamos”, argumenta.


Esta alianza, insiste Manservisi, supone un cambio de paradigma de la ayuda en un momento en el que los retos han cambiado. “Creo que hay razones para ver de manera crítica el pasado. Pero en un mundo global, africanos y europeos no podemos seguir hablando solo de migración. Esa es la realidad. La migración es simplemente el epifenómeno de lo que pasa en un continente que dentro de 30 años será el más joven del mundo y el más cercano a Europa”, anota. “Tenemos que tener una relación de vecindad. Compartimos preocupaciones como el cambio climático y la movilidad humana, y debemos decidir juntos qué hay que hacer”, agrega. “El modelo pasado, que fue útil para reducir la pobreza, se ha acabado”, sentencia. Ahora toca crear empleo y prosperidad económica para un continente joven y en expansión demográfica. "Si no lo hacen, habrá presión migratoria interna y al final también hacia Europa", añade.

La crisis del multilateralismo

Para Manservisi, el multilateralismo “está en riesgo y bajo ataque”. Y no solo por la gestión de la administración Trump en Estados Unidos. Otros líderes también han manifestado la idea de que es más fácil y eficaz atacar los problemas en solitario. “Toda la historia de Europa muestra exactamente lo contrario”, asegura el diplomático europeo. Pero hay que construir nuevas formas de multilateralismo, añade. “El apoyo que damos a Amina Mohammed y Antonio Guterres para reformar el sistema de Naciones Unidas, para hacerlo más eficiente, es porque pensamos que con una ONU más eficaz y transparente podemos hacer más. Es una apuesta política. Pensamos que el mundo puede ser gobernado solamente con más solidaridad”, explica.

Mientras se materializan la transición de la ayuda internacional y la reforma de la ONU, se mira a Europa como la región rica que podría compensar los recortes en programas de cooperación que ha efectuado el actual Gobierno de EE UU. En opinión de Manservisi, es el propio país el que está haciéndolo, pero a través de acciones unilaterales. “Aunque el presupuesto de USAID, la agencia más tradicional, ha sido recortado; EE UU ha puesto en marcha hace poco un banco de desarrollo propio. Nunca antes lo había tenido. De tal modo que, aunque hay una agenda contra el multilateralismo, hay una nacional de influencia que se desarrolla al mismo tiempo”, razona. “Los europeos tenemos que ser claros. Hay desafíos y si no quieren que trabajemos juntos, pues trabajaremos con quien quiera hacerlo”.


Muestra confianza Manservisi en que uno de esos países que seguirá trabajando con la UE será el Reino Unido tras su salida de la Unión Europa. “Seguirá siendo un socio importante, lo que hacemos con ellos como miembro de la UE, tendremos que seguir haciéndolo con un país tercero, como hacemos hoy con Noruega y otros”.


¿Teme que en Europa cale el mensaje de "mi país primero"? “El problema del unilateralismo no es solo de la administración americana”, admite. “Tenemos contradicciones en Europa también, pero es una ilusión total creer que problemas comunes como la migración se pueden afrontar solos”, razona. “Los países son pequeños y las medidas necesarias son enormes”. Sobre todo, indica, para lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que, como recuerda Manservisi, que no son solo para los países pobres.


Lograr esta agenda internacional pasa por la coherencia de políticas en el interior y el exterior, apunta el diplomático. "Por eso les pedimos a los Estados Miembros compromiso financiero, porque tenemos que subir la ayuda pública al desarrollo hasta el 0,7% ", solicita. España está lejos de esa cifra. El presupuesto que ha destinado a apoyar el progreso de países menos adelantados pasó de un 0,46% del PIB en 2009 a un 0,12% en 2015. En 2016, se produjo un repunte hasta el 35% debido a operaciones extraordinarias de alivio deuda. Según los Presupuestos Generales de 2018, la ayuda podría alcanzar este año el 0,22% del PIB. Manservisi confía en que el compromiso que le ha trasladado el Gobierno de Pedro Sánchez de aumentar el esfuerzo en este sentido se traduzca en hechos. Varios expertos en cooperación y desarrollo, sin embargo, no son tan optimistas. Conocido el pacto presupuestario entre PSOE y Podemos para el próximo ejercicio, lamentaban en una tribuna publicada recientemente en PLANETA FUTURO, que se había omitido este punto.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2018/10/12/planeta_futuro/1539360549_306655.html

  • Comentario

Además del alcance y naturaleza de las competencias de la Unión, cabe hablar de los objetivos, instrumentos y procedimientos, así como la financiación de esa cooperación.


En cuanto a los objetivos, el art. 208 TFUE recoge el cambio más drástico que se ha producido tras el Tratado de Lisboa con relación a la cooperación para el desarrollo. Hay un objetivo principal que es la reducción y erradicación de la pobreza, olvidando objetivos como el desarrollo económico y social duradero u otros más políticos como la consolidación de la democracia, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos. Hay una serie de medidas que son las acciones positivas dirigidas a fomentar el respeto de los principios democráticos y de los derechos y libertades fundamentales, y acciones negativas como la reducción o supresión de ayudas en caso de violación de dichos principios o derechos.


Por otra parte, cabe hablar de los instrumentos, los cuales no se encuentran enumerados expresamente en el texto del Tratado, entre ellos se encuentra: la actividad del Banco Europeo de Inversiones.


Y, por último, la financiación de la política de cooperación al desarrollo. El mantenimiento de un sistema de doble financiación (el de la Unión y el nacional) se explica por varias razones: la articulación jurídica de esta política de carácter complementario respecto de las políticas nacionales, la previsión de una coordinación y de una concentración entre Estados miembros y la UE en sus políticas y programas de ayuda y la posibilidad de realizar acciones conjuntas y de que los Estados contribuyan si fuere necesario a la ejecución de lo programas de ayuda de la Unión.




18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo